📆 Lima, 01 de setiembre del 2022

Un esguince de rodilla puede sorprenderte en cualquiera de tus actividades diarias. Por ello, es importante que estés enterado de los síntomas, el tratamiento y su tiempo de duración. En este artículo de la Clínica San Pablo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre esta lesión.

¿Qué es un esguince de rodilla?

Se llama esguince de rodilla al estiramiento o desgarro producido en los ligamentos que unen al fémur y la tibia. Este malestar en la articulación puede ser de forma parcial o total. Suele deberse a golpes fuertes, a un sobre exceso repentino en algún ejercicio o a un movimiento antinatural y violento en la rodilla.

Síntomas de un esguince de rodilla

Los síntomas más recurrentes al sufrir un esguince de rodilla son la sensación de malestar en la zona del ligamento afectado. Sensaciones como hinchazón, una fuerte debilidad, hematomas, dolor agudo, rigidez o espasmos musculares, pueden alertar de un posible esguince de rodilla.

Los síntomas también se presentan de acuerdo con el ligamento afectado. Si el daño es en el ligamento cruzado anterior, sentirás un chasquido al momento de la lesión y la rodilla perderá su fuerza de sostén; en el ligamento cruzado posterior, el dolor se concentrará en la zona posterior de la rodilla; y si es el caso de los ligamentos colaterales, sentirás que tu rodilla quiere doblarse en dirección opuesta al ligamento dañado.

¿Cómo saber si tengo esguince de rodilla?

Si has detectado cualquiera de los síntomas mencionados, lo siguiente para confirmar que se trata de un esguince de rodilla, y no otra lesión, será acudir con un médico especialista. Los procesos para confirmar el esguince pueden ser una radiografía de detección de rotura, o en algunos casos, una resonancia magnética nuclear.

Tipos de esguinces de rodilla

Los esguinces se clasifican en tres tipos según el grado de la lesión. En el grado 1 o esguince de primer grado de la rodilla, la lesión está presente en pocas fibras del ligamento, traduciéndose en un dolor e inflamación no muy fuerte.

En el grado 2, las fibras del ligamento se rompen de uno a dos tercios, lo que repercutirá en un dolor agudo y la poca posibilidad de movimiento.

El grado 3 es el último tipo de esguince y el más doloroso. En este caso el ligamento se ha roto de forma total. El dolor, la inflamación y rigidez son mucho más elevados debido a ello.

Tratamiento del esguince de rodilla

Los tratamientos del esguince de rodilla varían de acuerdo con el grado de afectación. Algunos pueden servir para aliviar los síntomas de forma casera y otros necesitan de un proceso más especializado. Sin embargo, siempre será importante que acudas con un médico para identificar el tratamiento preciso que necesitarás.

 Remedios caseros para el esguince de rodilla

Los remedios caseros pueden ayudarte a disminuir el dolor y la inflamación. Ante todo, es recomendable el descanso de forma adecuada de la rodilla. Los primeros días ayudará la aplicación de bolsas de hielo en la zona afectada, al menos unas tres veces al día.

Luego de las primeras 48 horas de sufrir la lesión se deben aplicar bolsas de calor para ayudar en el proceso de desinflamación, esto durante tres a cuatro días. Dicho tratamiento, debe ir de la mano con la asistencia médica y el uso de antiinflamatorios para el esguince de rodilla.

 Tratamiento fisioterapéutico

Los tratamientos fisioterapéuticos consisten en impedir el movimiento de la rodilla. Esto se puede realizar con una férula o cualquier dispositivo que ayude con la inmovilización de esta articulación. Dependerá de la gravedad del esguince por cuánto tiempo se utilicen, siendo en los casos más graves un aproximado de seis a más semanas.

 Tratamiento quirúrgico

Los tratamientos quirúrgicos se realizan en rodillas que presentan lesiones graves en los ligamentos o meniscos. El procedimiento, conocido como cirugía artroscópica, consiste en realizar una pequeña incisión y colocar una sonda flexible en la zona afectada.

¿En cuánto tiempo sana un esguince de rodilla?

El tiempo de curación dependerá del tipo de esguince. En el caso de un esguince de grado 1, su recuperación se estima entre tres a cuatro semanas; un esguince grado 2 puede sanarse entre cuatro a seis semanas; y en un esguince de grado 3, de seis a ocho semanas aproximadamente.

Recuerda que una vez que sientas la lesión, es necesario que acudas a un especialista. La salud de tus articulaciones no es algo que puedas dejar al azar. En la Clínica San Pablo contamos con toda la ayuda que necesitas, solo tienes que reservar una cita en la especialidad de Traumatología y Cirugía artroscópica para recibir un tratamiento oportuno.