📆 Lima, 22 de julio del 2022

La artroscopia es un proceso que permite examinar el interior de las articulaciones. En base a ello, es posible decidir si el equipo médico puede o no hacer intervenciones quirúrgicas. En este artículo conoce más sobre los principales procedimientos relacionados a una artroscopia.

¿Qué es una artroscopia?

Definimos la artroscopia como el procedimiento ideal para el diagnóstico y tratamiento de problemas que vinculan las articulaciones. Para llevarlo a cabo, un médico cirujano inserta un conducto delgado equipado con una mini cámara de video a través de una pequeña incisión.

La imagen captada es transmitida a un monitor que permite ver en detalle el cartílago, los ligamentos, los meniscos y otras estructuras que están dentro de la articulación.

¿Para qué sirve una artroscopia?

La artroscopia sirve para que un cirujano pueda ver las articulaciones por dentro sin necesidad de hacer una incisión grande.

De esta manera, es posible tratar y reparar ciertos daños articulares en una artroscopia por medio de herramientas quirúrgicas delgadas como por ejemplo, un lápiz que sirve para hacer diminutas incisiones adicionales.

Principales procedimientos

A continuación, mencionaremos las principales intervenciones relacionadas a una artroscopia.

Artroscopia de rodilla

En este tipo de cirugía se emplea una pequeña cámara cuya intención es entrar en el interior de la rodilla. Para la cirugía artroscópica de la rodilla se pueden usar tres tipos de anestesia que aliviarán el dolor: anestesia local, anestesia raquídea y anestesia general.

Se realizan 2 o 3 pequeñas incisiones en los alrededores de la rodilla donde se procederá a bombear solución salina en el interior y hacer que la rodilla se infle.

El cirujano especialista procederá a introducir un tubo diminuto con cámara en una de las incisiones. La cámara transmitirá en un monitor lo que hay en el interior de la rodilla, permitiéndole al cirujano hacer las acciones oportunas con apoyo de otros instrumentos quirúrgicos.

Para finalizar, es necesario drenar la solución salina de la rodilla y cerrar cada una de las incisiones hechas con puntos de sutura.

Artroscopia de hombro

En este tipo de cirugía se utiliza, de igual forma, una pequeña cámara que busca explorar y detectar posibles tejidos en mal estado, que se encuentren alrededor de la articulación del hombro.

Para la inserción de la cámara y los instrumentos, se respeta el mismo procedimiento: realizar un pequeño corte de incisión en la piel para poder proceder con la cirugía.

Existe un grupo de músculos y tendones que forman un manguito, estos están sobre la articulación del hombro y lo ayudan a moverse en las diferentes direcciones. Estos tendones pueden sufrir un desgarre cuando están sobrecargados o se lesionan, es allí donde la artroscopia de hombro es necesaria.

Artroscopia de tobillo

Este tipo de cirugía también utiliza una diminuta cámara y diversas herramientas quirúrgicas para poder hacer una examinación y reparación de los tejidos que están en los alrededores del tobillo.

Este proceso es necesario para que el cirujano pueda detectar problemas y realizar reparaciones del tobillo sin necesidad de hacer cortes en la piel y el tejido.

Indicaciones para una artroscopia

Para la realización de una artroscopia, es necesario acudir a un quirófano pero no hay necesidad de pasar la noche en un hospital. Se recomienda que el paciente permanezca en ayunas por el tipo de anestesia que se usará en el momento.

Asimismo, la artroscopia requiere de un análisis de coagulación para prevenir posibles riesgos. De igual forma, si el paciente está tratándose con antiagregantes o anticoagulantes es necesario dar el aviso al médico.

También es importante informar sobre infecciones o traumatismos graves en la articulación que se va a explorar para evitar alguna complicación. Por supuesto, es importante que el cirujano examine las articulaciones previamente para dar indicaciones exactas antes de proceder con la intervención.

Complicaciones postoperatorias de una artroscopia

En este tipo de intervenciones no suelen haber complicaciones. Podría prevalecer un poco de dolor o inflamación por algunos días.

Además, es frecuente que exista un pequeño y discreto sangrado en el interior, especialmente si se procede con la cirugía.

Recuperación de una artroscopia

El tiempo de recuperación de una artroscopia toma pocos días. Es común recomendar poner hielo o algún vendaje compresivo para que la inflamación se reduzca. También, los analgésicos o antiinflamatorios son comunes para la reducción del dolor.

La consulta con el médico postoperación es necesaria en caso de que:

  • El dolor o la inflamación se mantiene luego de 2 o 3 días.
  • Existe un sangrado importante por medio de los puntos.
  • Hay señales de infección en la articulación como un incremento del dolor, más hinchazón, fiebre, salida de pus o aparición de ganglios.

Encuentra más consejos para una vida saludable en el blog de Clínica San Pablo y síguenos en nuestras redes sociales para más información o para ayudarte a reservar tu próxima consulta médica.