📆 Lima, 08 de agosto del 2022

La diabetes es un padecimiento que a través de los años disminuye la calidad de vida de las personas. Sin embargo, si bien es una enfermedad crónica, puedes llevar una vida normal con ayuda de un tratamiento efectivo.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus, más conocida como “diabetes”, es la enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre son elevados. Esta glucosa es obtenida de los alimentos que forman parte de la dieta regular.

En términos sencillos, el páncreas produce una hormona llamada insulina y la diabetes se desarrolla cuando el cuerpo no produce una cantidad suficiente de insulina o no puede usar adecuadamente la insulina que produce.

Síntomas de diabetes

Existe una sintomatología distintiva en los pacientes diabéticos. La diabetes puede generar llagas de curación lenta, infecciones frecuentes, hormigueo en manos y pies. La visión borrosa o las encías enrojecidas, inflamadas o sensibles suelen ser signos de diabetes, aunque también pueden ser síntomas de otra enfermedad.

Cuando se trata de la diabetes tipo 2, los primeros síntomas tardan en aparecer o no resultan obvios para los pacientes. Incluso, antes de que se diagnostique la enfermedad, los signos pueden ir apareciendo de forma gradual a través de los años.

Es posible distinguir la diabetes por tres síntomas característicos:

1. Fatiga

Cuando se padece de diabetes es posible sentirse siempre cansado. Un alto nivel de glucosa en la sangre es capaz de deteriorar la capacidad que posee el organismo para emplearla en el cubrimiento de las necesidades energéticas. Incluso, la deshidratación por el incremento de las ganas de orinar también puede provocar fatiga.

2. Sed en exceso

La sed excesiva así como el aumento de la micción es una alerta para detectar la presencia de la diabetes. Cuando se padece esta enfermedad crónica, el exceso de azúcar se acumula en la sangre y obliga a los riñones a trabajar mucho más para poder filtrar y digerir el exceso de glucosa.

Cuando los riñones se agotan, la glucosa se expulsa a través de la orina. Esto a su vez arrastra los líquidos de los tejidos, lo cual causa deshidratación y hace que sea  necesario tomar agua con bastante recurrencia. Mientras más se sacie la sed, más se hará micción.

3. Pérdida de peso

Al expeler la glucosa mediante la orina, también se pierden calorías. Pero, la diabetes también impide que el azúcar de los alimentos llegue a las células y esto provoca constantemente hambre. Cuando este efecto se combina el adelgazamiento puede ser muy rápido, en especial, cuando se trata de diabetes tipo 1.

Causas de la diabetes

Su origen es diverso: puede ser que poseas carga genética que te predisponga a tener descontrol en los niveles de glucosa y también puede aparecer como respuesta a una mala alimentación.

Además, la diabetes puede ser causada por una lesión del páncreas, enfermedades hormonales o por el consumo de ciertas medicinas.

Tipos de diabetes

 Diabetes tipo 1

Con la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que la producen. Por lo general, se diagnostica la diabetes tipo 1 en niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Las personas con diabetes tipo 1 tienen que usar insulina todos los días para sobrevivir, ya que esta es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía.

 Diabetes tipo 2

Es el tipo más común, sobre todo en población de edad avanzada. Con la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera correcta. Al tener deficiencia en la insulina, la glucosa permanece en la sangre, lo que eleva sus niveles provocando problemas en la salud.

La diabetes tipo 2 puede aparecer a cualquier edad, incluso durante la infancia. Sin embargo, este tipo de diabetes se presenta con mayor frecuencia en las personas de mediana edad y en los ancianos.

 Diabetes gestacional

Este tipo afecta a algunas mujeres durante el embarazo. En esta etapa es común que la insulina aumente para tener un incremento en las reservas de energía. Existen ocasiones en las que el incremento no se produce, lo que puede dar origen a la diabetes gestacional.

Este tipo de diabetes suele desaparecer después del parto, aunque aumenta el riesgo de que, en algún punto de su vida, las mujeres desarrollen diabetes tipo 2.

¿Cómo saber si tienes diabetes?

El exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios. Puede dañar los ojos, los riñones y los nervios. También puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y la necesidad de amputar un miembro. Es por ello que la prevención es importante y lo primero es empezar con un descarte de diabetes.

Con un análisis de sangre es posible saber si padeces de diabetes. Asimismo, el endocrinólogo te dirá cuáles son las pruebas que necesitas realizarte para obtener el diagnóstico de diabetes.

Complicaciones de la diabetes

Con el tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre causan problemas como:

  • Enfermedades del corazón
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Enfermedades de los riñones
  • Problemas de los ojos
  • Enfermedades dentales
  • Lesiones en los nervios
  • Problemas de los pies

Tratamiento de la diabetes

El tratamiento de la diabetes se enfoca en normalizar los valores de la hemoglobina en la medida de lo posible, sin que la vida del paciente se vea restringida. Para ello, es necesario recurrir a la inyección de la insulina en diferentes dosis y con algunas repeticiones durante el día.

También forma un papel de suma importancia la alimentación, la cual debe excluir el azúcar, así como aquellos alimentos con exceso de estos glúcidos. El ejercicio, el control de peso y respetar el plan de comidas puede ayudar a controlar la diabetes.

En algunos casos, para controlar el nivel de glucosa en la sangre se requiere de medicamentos, los cuales deben ser recetados por el especialista en diabetes. Como paciente, deberás seguir las indicaciones y el tratamiento indicado para evitar graves consecuencias de la diabetes.

Eso sí, no te olvides de preguntar todas tus dudas, de manera que salgas del consultorio con toda la información que necesitas. Recuerda que automedicarse puede ser peligroso y, para una enfermedad como la diabetes, siempre es necesario el diagnóstico.

¿Cómo prevenir la diabetes?

Para la diabetes tipo 1 no existe ningún método eficaz de prevención por el momento. En cambio, está comprobado que la de tipo 2, que es la que aparece con más frecuencia, al estar relacionada con la obesidad se puede tratar de evitar en gran medida adoptando unos hábitos de vida saludables:

  • Cuidar el cuerpo y evitar el sobrepeso
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras
  • Evitar los alimentos con alto contenido en sodio (embutidos, aderezos, alimentos procesados)
  • Cocinar sin agregar mucha sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos
  • Realizar cinco comidas diarias: tres principales y dos snacks
  • Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física de manera continua o acumulada (usar escaleras, caminar, bailar, etc.)
  • Y muy importante, no fumar. Incluso pocos cigarrillos por día son muy dañinos para las arterias, en especial para las personas con diabetes.

Ahora que ya cuentas con información importante acerca de la diabetes, agenda hoy mismo tu cita en la especialidad de Endocrinología y encuentra al mejor especialista en Lima en Clínica San PabloReserva una cita en nuestra sede de Surco o contáctanos a través de nuestro chat de WhatsApp.