📆 Lima, 01 de diciembre del 2022

Gracias a los avances de la tecnología y de la medicina en general, cada vez existen más medios para disminuir el impacto que pueden tener las complicaciones de la diabetes en la salud de las personas que la padecen.

La tasa de complicaciones ha ido disminuyendo gradualmente en los últimos años. Los adultos con diabetes ahora pueden reducir la mortalidad de esta enfermedad, principalmente relacionada con ataques al corazón o derrames cerebrales.

Pero, la diabetes también puede provocar otro tipo de complicaciones, punto que analizamos el día de hoy, mencionando además, algunas recomendaciones para evitarlas. ¡Comencemos!

¿Cuáles son las complicaciones de la diabetes?

Las complicaciones causadas por tener demasiado alto el nivel de glucosa en la sangre pueden dividirse en dos categorías principales:

Complicaciones crónicas de la diabetes

Se conoce como “complicaciones crónicas” a aquellos problemas que aparecen con el pasar de los años o décadas. Normalmente, hay un daño previo antes de que los síntomas aparezcan. Por ello, siempre es recomendable que te sometas a análisis preventivos de rutina para detectar problemas a tiempo y así evitar que empeoren.

Algunas de las complicaciones crónicas más comunes son:

  • Problemas de la vista: es causada principalmente por los constantes cambios en los niveles de líquido, daños en los vasos sanguíneos e hinchazón del tejido de los ojos. Esto puede generar pérdida de la visión o ceguera.
  • Problemas dentales: debido a la acumulación de azúcar en la sangre, se produce una proliferación de bacterias dañinas que crecen en la boca. Estas bacterias se combinan con restos de alimentos y forman una capa suave llamada ‘placa’, la cual se crea por el consumo de alimentos que contienen azúcares o almidones. Las placas pueden provocar enfermedades en las encías y otros problemas dentales como el mal aliento o las caries.
  • Problemas en los pies: se dan a raíz del daño en los nervios y el poco flujo sanguíneo que va a los pies.
  • Problemas en la piel: la diabetes puede provocar infecciones que afectan la piel, como también, algunas afecciones en general por cambios en los vasos sanguíneos.
  • Enfermedad renal: sucede cuando los vasos sanguíneos de los riñones sufren daños. Además, las personas con diabetes suelen desarrollar presión arterial alta, provocando así, el daño en los riñones.
  • Problemas cardíacos y cerebrovasculares: son causados principalmente por el daño directo a los vasos sanguíneos y los nervios que se encargan de controlar el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Problemas de los nervios: específicamente hablamos de la neuropatía diabética. Esta es causada por el daño que la diabetes provoca a los nervios y a los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes a los nervios de todo el cuerpo.
  • Problemas sexuales y de la vejiga: son provocados por el daño directo a los nervios y la disminución del flujo sanguíneo en los genitales.

Complicaciones agudas de la diabetes

Pero además de las complicaciones crónicas causadas por la diabetes, existen algunos problemas que escalan a una amenaza para la vida misma y que pueden aparecer repentinamente. Por suerte, dichas complicaciones también pueden desaparecer si se tratan rápida y apropiadamente.

Las denominadas “complicaciones agudas” surgen de los azúcares altos en la sangre (hiperglucemia) y los azúcares bajos (hipoglucemia). Esto es provocado por la falta de coincidencia que existe entre la insulina disponible y la requerida.

En términos más simples: el paciente toma muchos o muy pocos medicamentos para la diabetes. Algunas de las complicaciones agudas necesitan atención médica urgente. Entre estas se encuentran la hipoglucemia, los estados hiperosmolares hiperglucémicos (HHS) y la cetoacidosis diabética (DKA).

¿Qué otros problemas pueden tener las personas con diabetes?

El daño renal (nefropatía diabética) es otro de los tantos problemas que una persona con diabetes puede padecer.

La elevación persistente de la glucosa en la sangre podría causar un daño en la función del riñón, dándole paso a este problema, y provocando hipertensión arterial o inconvenientes para la filtración de diversas sustancias potencialmente dañinas que pueden hallarse en la sangre.

¿Cómo evitar las complicaciones de la diabetes mellitus?

La mejor manera de evitar las complicaciones de la diabetes es acceder a un mapa de ruta que guíe al paciente a prevenir mayores problemas. En ese sentido, te recomendamos lo siguiente:

  1. Empieza por crear un plan de alimentación saludable.
  2. Dedica, como mínimo, 30 minutos al día para realizar actividad física.
  3. Sométete a una prueba de A1c de manera regular con el objetivo de medir el nivel de azúcar en tu sangre.
  4. Como objetivo, tu presión arterial debería estar por debajo de los 140/90 mm Hg (aunque esto también dependerá de lo que tu médico sugiera).
  5. Elimina el hábito de fumar en caso de poseerlo.
  6. Tu médico posiblemente te recetará medicamentos para ayudar a controlar los niveles de azúcar en tu sangre, como también a controlar la presión arterial, el colesterol y los triglicéridos.
  7. Baja de peso en el caso de sufrir de sobrepeso u obesidad.
  8. Realízate chequeos constantes con distintos profesionales de la salud como dentistas o médicos de los pies.

Ahora que ya sabes las distintas complicaciones que puede generar la diabetes, dale más cuidado a tu vida y agenda hoy mismo en la especialidad de Endocrinología de Clínica San Pablo. Reserva una cita con los mejores especialistas en nuestra sede en Lima o contáctanos a través de nuestro chat de WhatsApp.