📆 Lima, 08 de agosto del 2022

Las cataratas son una de las enfermedades de la vista más comunes entre los adultos mayores. Si crees tener síntomas o presentas antecedentes familiares es importante que conozcas sobre sus causas y tratamiento. En este artículo de Clínica San Pablo te informaremos todo lo que necesitas saber sobre esta afección.

¿Qué son las cataratas en los ojos?

Las cataratas son un efecto de opacidad en el cristalino del ojo. Cuando el cristalino, el cual es una especie de lente natural que protege a la vista, pierde su transparencia original se experimenta en la visión una sensación parecida al empañamiento de una luna.

Las cataratas son un proceso lento y progresivo que irán mermando de a pocos las capacidades básicas de la visión, como la lectura, la conducción o la definición de los rostros. En las primeras etapas puede solucionarse con iluminación y anteojos, pero al ser progresiva es posible que se necesite de cirugía.

Síntomas de catarata

Las cataratas se desarrollan lentamente en los ojos, siendo lo común que a partir de los 60 años la opacidad del cristalino vaya mermando. Esta disminución de la claridad de la visión es indolora y puede desarrollarse sin que el portador note su avance. Las cataratas afectan la visión en ambos ojos, aunque el daño en cada uno puede variar.

Algunos de los síntomas más notorios son la visión borrosa (en diferentes grados), la disminución de la potencia en los colores, una mayor sensibilidad a la luz, el efecto en la vista de una visión doble, dificultad para diferenciar los contornos entre un grupo de cosas, percepción de un amarilleo en los colores, y cambios constantes en la medidas de los lentes.

Causas de las cataratas

Las causas de las cataratas están mayormente relacionadas con el envejecimiento del cuerpo. El cristalino cumple la función de enfocar la luz según esta se acerque o aleje del ojo. Aproximadamente a partir de los 40 años las proteínas del cristalino empiezan a desintegrarse, repercutiendo en su funcionalidad. Llegados los 60 años, esta condición es bastante generalizada en todas las personas.

Sin embargo, además de las causas naturales, también las cataratas pueden tener otros desencadenantes. Entre ellos se encuentran la herencia genética, el haber pasado por una lesión o un proceso quirúrgico en los ojos, sufrir de diabetes, el consumo de medicamentos como los corticosteroides, o una exposición descuidada de la vista a la luz ultravioleta.

Tipos de cataratas

Algunos de los principales tipos de cataratas en la vista son:

Cataratas nucleares

Sus primeros síntomas son un aumento en la miopía o incluso una sensación de mejoría en la visión de lectura. Pero con el tiempo la visión tiende a nublarse, tornando al cristalino denso y amarillento, y hasta en algunos casos, marrones. Esta deformación en el cristalino puede desencadenar una complicación en las distinción de los tonos de color.

Cataratas corticales

Las cataratas corticales se forman en el borde exterior del cristalino. Al inicio su aspecto es como una especie de líneas blanquecinas en forma de cuña. Con el desarrollo de la enfermedad estas líneas van invadiendo el centro del cristalino, impidiendo cada vez más el paso de la luz.

Cataratas congénitas

Las cataratas congénitas suelen estar relacionadas a la herencia genética o a algún tipo de traumatismo. También puede ser producto de enfermedades como la neurofibromatosis tipo 2, la distrofias miotónica, la rubéola o la galactosemia. Normalmente se desarrollan durante la infancia; si son descubiertas con prontitud pueden ser eliminadas con facilidad..

Tratamiento de las cataratas

El tratamiento dependerá del grado de afectación a la vista que causen las cataratas. Si aún están en fase temprana y sus efectos no son graves, no hará falta que se someta a procesos quirúrgicos. El uso de una mejor iluminación o un cambio en la medida de los lentes puede ser suficiente. Pero si los efectos son graves la única solución será la cirugía.

Cirugía de cataratas

La cirugía de cataratas es un proceso donde el cristalino natural es extraído del ojo. Por lo general, es una operación poco riesgosa, realizada con anestesia en el ojo y con el paciente despierto. En los pasos previos a la operación es necesario que se tomen las medidas de los ojos, ya que el lente natural será reemplazado por un cristalino artificial llamado lente intraocular.

Existe la posibilidad de que pasados los años vuelva a nublarse la vista. Esto suele deberse a que la cápsula del ojo se ha nublado también, por lo que necesitará de otra corrección por cirugía. Este es un tratamiento que se realiza con láser, abriendo la cápsula para devolver la visión normal al ojo, se llama capsulotomía.

¿Cuándo se deben operar las cataratas?

Debe considerar la operación de cataratas cuando estas afecten el desarrollo normal de su día a día. Si el uso de medios correctores o de ayuda a la vista no disminuyen la percepción de opacidad, lo más recomendable será el proceso quirúrgico.

¿Qué pasa si no te operas de cataratas?

Si la catarata ocular se encuentra en una etapa avanzada se tiene el riesgo de sufrir problemas de visión permanentes. En algunos casos, en esta etapa evolucionada la catarata puede expandirse hacia otras zonas del ojo. Esto es conocido como catarata hipermadura y puede desencadenar un tipo de glaucoma o inflamación en el ojo.

La prevención y chequeos constantes son tus mejores aliados contra las cataratas en los ojos. Recuerda que una detección temprana o un tratamiento adecuado pueden hacer la diferencia en la salud de tu vista.

En Clínica San Pablo contamos con el equipo y los especialistas que necesitas, solo tienes que reservar una cita en nuestra especialidad de Oftalmología y estaremos listos para ayudarte.