📆 Lima, 08 de agosto del 2022

En estos últimos dos años, el cuidado de la salud tomó mayor importancia, no solo para protegerse del Covid-19, sino también para combatir enfermedades de todo tipo. Por ello, en este artículo, Clínica San Pablo te enseñará cómo fortalecer el sistema inmunológico para mantenerte sano.

¿Cómo saber si necesitas reforzar el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico protege a tu cuerpo contra infecciones y todo tipo de enfermedades, por lo que es importante reforzarlo con rutinas saludables para mantenerte en un excelente estado.

Existen algunos síntomas que indican que tus defensas están debilitadas y, por ende, que tu sistema inmunológico no se encuentra bien. Estos pueden ser infecciones o resfriados recurrentes, alergias, fiebre frecuente, ojos secos, diarreas, náuseas, vómitos, caída del cabello, manchas en la piel y cansancio habitual.

Además, puedes realizarte diversas pruebas en sangre para determinar tu estado de salud y tener certeza en tu diagnóstico. Algunas de las pruebas solicitadas por un especialista son: hemograma, ferritina, vitamina B12, inmunoglobulinas, albúmina y globulina.

7 recomendaciones para fortalecer el sistema inmunológico

 A continuación, te recordaremos algunas importantes acciones que debes seguir para fortalecer tu sistema inmunológico:

1. Mantenerse hidratado es clave

Estar hidratados ayuda a conservar la hidratación en la mucosa, la cual funciona como una barrera primaria frente a un virus y hará más complicado su acceso a tu organismo.

Especialistas recomiendan que la ingesta mínima de agua es de 1.8 litros al día, en donde pueden estar incluidos caldos, infusiones o tés.

Su consumo debe garantizarse de acuerdo con la sensación de sed o incluso sin experimentarla, principalmente en adultos mayores quienes por su edad sufren una disminución en la percepción de la sed.

Si eres de los que no está acostumbrado a beber agua, puedes animarte a hacerlo agregándole ciertos saborizantes como cáscaras de cítricos, hojas aromáticas o trozos de fruta fresca.

 2. Seguir una alimentación saludable

Una adecuada alimentación debe incluir alimentos ricos en vitaminas que aportan innumerables beneficios al organismo.

Los nutriólogos recomiendan ingerir alimentos de origen vegetal como frutas, vegetales, nueces, semillas y legumbres. Estas comidas ricas en nutrientes contribuyen a disminuir la inflamación al combatir compuestos inestables llamados radicales libres, los cuales se acumulan en el cuerpo en niveles altos.

Si no tienes idea por dónde comenzar para adquirir hábitos de alimentación más sanos, la opción es acudir a una consulta médica con un especialista. En este caso un nutricionista determinará un plan de alimentación adecuado a tu edad, peso y composición corporal.

Recuerda, que para fortalecer el sistema inmunológico no debes desdeñar el valor nutricional de las grasas saludables, como las que contienen el aceite de oliva y el salmón, que contribuyen a aumentar la respuesta de nuestro organismo al estrés o a una lesión.

De igual manera, los alimentos fermentados contienen bacterias beneficiosas llamadas probióticos, que se encuentran en gran cantidad en el tracto digestivo. Una gran opción es tomar suplementos probióticos accesibles como el yogurt.

 3. Crear una rutina de ejercicios

Otra de las claves es la actividad física, ya que el cuerpo está hecho para moverse. No esperes tener buena salud si perpetúas un estilo de vida sedentario.

El ejercicio regular y moderado puede proporcionar un efecto antiinflamatorio y disminuir la posibilidad de padecer infecciones, además de inducir a la eliminación de toxinas a través del sudor y activar la circulación del organismo.

La recomendación para cuidar el sistema inmunológico es practicar una rutina de ejercicios de 20 o 30 minutos al día como mínimo.

 4. Controlar los niveles de estrés

El estrés prolongado genera desequilibrios en la función celular inmune. Y en el caso particular de los niños, el estrés psicológico prolongado puede suprimir la respuesta inmune.

Por ello, para fortalecer el sistema inmunológico es determinante que se mantengan bajos los niveles de estrés y ansiedad. Para ello, la meditación, el yoga y prácticas como mindfulness (técnica de relajación), pueden ofrecer incontables beneficios al equilibrio emocional.

 5. Dormir lo suficiente

Dormir bien y suficiente es vital para fortalecer nuestro sistema inmunológico, pues un sueño de mala calidad está relacionado con un menor rendimiento físico y mental y el padecimiento de enfermedades cardiovasculares.

Cada vez más estudios demuestran que la pérdida de sueño afecta negativamente a diferentes partes del sistema inmunológico, por lo que se recomienda dormir como mínimo siete horas cada noche.

Los adultos deberían tratar de dormir ocho horas o más. En el caso de los adolescentes, se recomienda de ocho a 10 horas, mientras que los niños y bebés deben dormir hasta 14 horas para disminuir el riesgo de enfermarse.

 6. Evitar el exceso de alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede debilitar el sistema inmunológico con el paso del tiempo y resultar perjudicial para tu salud. Beber en exceso incluye los atracones de alcohol y no implica necesariamente ser personas alcohólicas o tener dependencia del alcohol.

Al no consumir demasiado alcohol, puedes reducir los riesgos para la salud a corto y largo plazo.

 7. Dejar de fumar

Fumar no permite que el cuerpo tenga éxito en su lucha contra las enfermedades y aumenta el riesgo de contraer problemas del sistema inmunológico como la artritis reumatoide.

Además, fumar provoca otras enfermedades como el cáncer, la tuberculosis y enfermedades cardíacas. Incluso, puede llegar a dañar casi todos los órganos del cuerpo, por ello lo mejor es dejar completamente este mal hábito.

Ahora que ya sabes cómo se fortalece el sistema inmunológico, toma nota de estas recomendaciones e inclúyelas en tu rutina diaria para ayudar a tu organismo a combatir las enfermedades.

Encuentra más consejos para una vida saludable en el blog de Clínica San Pablo y síguenos en nuestras redes sociales para más información o para ayudarte a reservar tu próxima consulta médica.