📆 Lima, 28 de diciembre del 2022

Los viajes de fin de año están llenos de momentos inolvidables y hermosas fotografías en familia, pero también de imprevistos que pueden terminar en un accidente que nos genere una fractura o fisura.

Pues, ¿cuál es la diferencia entre fractura y fisura ósea? ¿Duele más una que la otra? Y, ¿cómo es el tratamiento para curarlas?

Este artículo de Clínica San Pablo te servirá para aclarar tus dudas respecto a las diferencias que existen entre una fisura y una fractura, además de todo lo que tienes que saber para tener una pronta recuperación.

¿Qué es una fractura de hueso?

Una fractura ósea es una ruptura que interrumpe la continuidad del hueso y que se produce porque la presión o fuerza que se genera en él es mayor a la capacidad de resistencia del tejido óseo.

Tipos de fracturas óseas

Existen dos tipos de fracturas, conoce aquí en qué se diferencian.

Fracturas abiertas

Son aquellas que presentan ruptura de los tejidos que rodean el hueso, como el tejido conectivo, el muscular, el graso y la piel, lo cual genera que el hueso salga y quede expuesto al exterior.

Fracturas cerradas

Este tipo de fractura presenta ruptura del hueso, pero los demás tejidos siguen intactos, lo cual evita que el hueso se salga de la piel. En esta categoría, se encuentra la siguiente clasificación:

  • Fractura conminuta: cuando el hueso se rompe en dos o más trozos. Es NO desplazada si los huesos se mantienen alineados, mientras que es desplazada si se mueven y separan de su posición original.
  • Fractura en tallo verde: son las que viven los niños y jóvenes, donde el hueso no se rompe por completo por la flexibilidad típica de la juventud.
  • Fractura de espiral: este tipo presenta una rotura del hueso en espiral.
  • Fractura oblicua: donde el hueso se rompe de forma oblicua.
  • Fractura transversal: cuando la fractura es perpendicular al eje del hueso.
  • Fractura lineal: se presenta cuando la rotura se hace de forma paralela al hueso.

¿Qué es una fisura ósea?

Por su parte, la fisura ósea se define como una ruptura incompleta del hueso, es decir, una grieta o herida que se genera en la estructura ósea, pero que sigue permitiendo la unión y continuidad del hueso.

Tipos de fisuras óseas

Los tipos de fisuras óseas se determinan por su gravedad, pudiendo ser leve, moderada y aguda, y relacionándose con la proporción de extensión en el hueso.

¿Cuál es la diferencia entre fractura y fisura ósea?

Ahora bien, para saber qué diferencia hay entre fisura y fractura de hueso, analicemos cada una de estas lesiones.

La principal diferencia entre fractura y fisura es que la fractura produce una separación del hueso, mientras que con la fisura el hueso sigue unido por una de sus partes.

Otra de las diferencias es la sintomatología que presenta cada una, ya que la fisura no causa un dolor tan intenso, es llevadera y la inflamación es menor, mientras que con la fractura se genera impotencia funcional, inflamación y se requiere de inmovilización para la recuperación.

Otra diferencia se encuentra en la causa, ya que la fractura se produce a raíz de un golpe o fuerza muy fuerte que, a menudo, también afecta el músculo y la piel, mientras que la fisura puede generarse por leves golpes. Asimismo, la fisura no desplaza el hueso, lo que reduce el riesgo de quedar con problemas para caminar.

Finalmente, una diferencia importante entre fractura y fisura es que el período de recuperación es diferente. Por ejemplo, recuperarte de una fractura requiere de meses, mientras que con la fisura el hueso puede recuperarse en solo unas semanas.

¿Cómo se diagnostican?

Para hacer un adecuado diagnóstico de estas afecciones óseas, el médico se encargará de realizar una radiografía en la que observe la estructura del hueso en su totalidad.

También hay casos muy específicos en los que se requerirá de un examen TAC o una resonancia magnética para ampliar el estudio de la lesión y conocerla mejor.

Tratamiento de una fractura

Lo primero que debes hacer ante una fractura es desinflamar la zona, lo cual puede hacerse con masajes evacuatorios, fisioterapia, ultrasonidos o laserterapia.

Después, el traumatólogo decidirá si debe realizar un tratamiento ortopédico (yeso) o uno quirúrgico (cirugía y colocación de tornillos y placas para inmovilizar). Incluso, una vez operada la fractura, tendrás que acudir a rehabilitación, por lo que el periodo de recuperación de una fractura dura varios meses.

Tratamiento de una fisura

Al ser una lesión más leve, las fisuras se tratan con inmovilización por medio de férulas o yesos, ya que la recuperación es mucho más rápida. Adicionalmente, un par de semanas de rehabilitación será suficiente para curar una fisura.

¿Cómo se cura el hueso con una fractura y una fisura?

Es importante indicar que no hay diferencia entre fractura y fisura en cuanto a la recuperación (salvo el tiempo), ya que las células se encargan de formar un callo fibroso que va regenerando el hueso haciéndolo más duro y estable.

Lo mejor de todo es que este callo es más grande que el hueso, lo cual le otorga más fuerza a la estructura ósea.

Cuidados post tratamientos

Pasar por este tipo de lesiones puede generar miedo e impaciencia, sobre todo por el proceso de rehabilitación que requiere. Por ello, aquí te brindamos algunos consejos que te serán de gran ayuda en tu recuperación:

  • Evita golpes.
  • Mantén la inmovilización.
  • No mojes el yeso.
  • Sigue el tratamiento que indique tu médico.

Conocer la diferencia entre fractura y fisura es el primer paso para atender este tipo de lesiones óseas; ahora te toca acudir al profesional adecuado para cuidar de tu salud.