📆 Lima, 29 de setiembre del 2022

Las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse siguiendo hábitos saludables. Si bien existen ciertos factores de riesgo como los antecedentes familiares que no pueden cambiarse, sí podemos apoyar en disminuir su aparición.

En ese sentido, desde Clínica San Pablo queremos enseñarte cómo prevenir enfermedades cardiovasculares y comenzar a vivir una vida más saludable. ¡Empecemos!

¿Qué factores de riesgo no puedo cambiar?

Es necesario tener en cuenta que, a pesar de tomar todas las prevenciones indicadas, existen los siguientes factores de riesgo que podrían conllevar a un problema cardíaco:

La edad

La probabilidad de padecer una enfermedad del corazón se incrementa conforme pasan los años y el cuerpo envejece. Normalmente este riesgo empieza en los hombres a partir de los 45 años y en las mujeres desde los 55 años.

El sexo

En el caso de las enfermedades cardiacas, se sabe que el estrógeno le permite a las mujeres tener cierta protección frente a estas; mientras que los hombres al contar con esa hormona en menor cantidad, tienen mayor predisposición a sufrir de males cardiovasculares.

La raza o etnia

A nivel genético, estudios señalan que las personas afroamericanas tienden a ser más propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, los hispanos o caucásicos, tienen menos probabilidad de sufrirlas.

Los antecedentes familiares

Por ejemplo, si tu padre sufrió un ataque cardíaco en algún punto de su vida a edad temprana, como descendiente, sufres el riesgo de padecerlo también. Por ello, es importante conocer la historia clínica de tu familia a fin de prevenir / controlar cualquier patología.

¿Qué debo hacer para mantener mi corazón sano?

Afortunadamente, existen muchas formas para disminuir la probabilidad de sufrir un ataque al corazón. Aquí te brindamos las principales recomendaciones:

Seguir una alimentación saludable

Es una de las medidas para proteger el corazón más claras. Intenta evitar o limitar el consumo de alimentos altos en grasas saturadas, como también aquellos alimentos ricos en sodio y azúcares. Empieza a comer más fruta, verduras y granos enteros. Una buena dieta podrá ayudarte a disminuir el riesgo de problemas cardiovasculares.

Hacer actividad física con frecuencia

Otra forma de prevenir enfermedades cardiovasculares es comenzar a hacer ejercicios con más frecuencia. La actividad física cuenta con varios beneficios, entre ellos: el fortalecimiento del corazón y la mejora de la circulación.

No fumar y limitar el consumo de alcohol

Tanto el cigarrillo como el consumo excesivo de alcohol podrían conllevar a riesgos relacionados a ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. No fumes y no ingieras alcohol en exceso, ya que puede aumentar tu presión arterial y agregar calorías adicionales a tu organismo.

Dormir lo suficiente

La falta de sueño ocasiona problemas de hipertensión, obesidad y hasta diabetes. Definitivamente, estos tres problemas incrementan el riesgo de padecer enfermedades relacionadas al corazón. Muchos adultos necesitan entre siete a nueve horas de sueño.

Reducir el estrés

Mucho estrés podría conllevar a problemas o enfermedades del corazón de distintas formas. Entre las más comunes está el aumento de la presión arterial. Un estrés extremo podría desencadenar un paro cardíaco. Para controlar el estrés, te recomendamos empezar a hacer ejercicio, escuchar música, despejarte unos minutos de las obligaciones o meditar.

Controlar los niveles de colesterol, triglicéridos y presión arterial

Otra manera en la que pueden evitarse las enfermedades cardiovasculares es controlando los niveles de colesterol, triglicéridos y presión arterial. Para ello, estos indicadores deben ser revisados regularmente y mantenerlos estables cambiando hábitos o estilo de vida, incluyendo más actividad física, alimentación saludable, etc.

Acudir a chequeos médicos regulares

Con la presión arterial alta y el colesterol alto, los ataques al corazón se hacen más probables y la forma de controlar nuestro estado de salud es a través de los chequeos correspondientes. En ese sentido, te recomendamos acudir a un cardiólogo con regularidad para mantener un control y poder prevenir cualquier afección.

En la Clínica San Pablo queremos ayudarte. Agenda una consulta médica con nosotros o ponte en contacto ahora a través de nuestro chat de WhatsApp. ¡No olvides seguirnos en las redes sociales para más consejos útiles de salud!