📆 Lima, 01 de diciembre del 2022

Existen distintos tipos de cáncer, todos malignos y perjudiciales para la salud. Este mal se manifiesta cuando las células de nuestro cuerpo empiezan a crecer descontroladamente.

En ese sentido, sin importar en qué zona se encuentren estas células, pueden volverse cancerosas y extenderse a otras partes del cuerpo.

En el artículo de hoy, analizamos el cáncer de próstata y ahondamos en los principales puntos de la enfermedad como sus síntomas, causas y algunos tratamientos.

¿Qué es el cáncer de próstata?

Es un tipo de cáncer que se forma en la próstata (glándula encargada de producir líquido seminal para nutrir y transportar el esperma y que forma parte del aparato reproductor masculino). Por ende, se trata de una afección que solo ataca a los hombres.

Síntomas del cáncer de próstata

El cáncer de próstata puede no presentar síntomas iniciales durante sus primeros estadíos, por lo que suele detectarse cuando ya está avanzado. Algunos de los síntomas que pueden ayudar a la detección de la enfermedad son las mencionadas a continuación:

  • Necesidad repentina de querer orinar.
  • Un flujo de orina débil o interrumpido.
  • Problemas para vaciar la vejiga por completo.
  • Dolor o ardor al momento de orinar.
  • Sangre en la orina o el semen.
  • Dolores de espalda, pelvis o cadera.
  • Mareo repentino o piel pálida.
  • Cansancio o latidos más rápidos de lo usual.

Nota: Otras enfermedades también pueden causar los mismos síntomas. Normalmente la próstata crece con la edad, haciendo que se bloquee la uretra o la vejiga. Este mal es denominado como “hiperplasia prostática benigna” (HPB), y causa problemas a la hora de orinar o tener intimidad sexual. Si bien no es una enfermedad cancerosa, en varias situaciones se necesita cirugía.

Si tienes algunos de estos síntomas, la recomendación es que acudas de inmediato con tu médico de confianza.

Causas del cáncer de próstata

Hasta el momento se desconoce con exactitud por qué da cáncer de próstata. No obstante, diversos estudios señalan que probablemente se deba a cambios en el ADN de una célula normal de la próstata.

Cabe tener presente que el ADN es el químico de la célula humana encargado de componer los genes, controlando de esa forma el funcionamiento de dichas células.

Como seres humanos, tenemos semejanza con nuestros padres y es de allí de donde proviene nuestro ADN. No obstante, el ADN puede afectar algo más que solo la apariencia.

En ese sentido, se concluye que el cáncer de próstata podría aparecer por una mutación en el ADN. Además, esta enfermedad puede ser heredada de los padres o adquirirse durante la vida de la persona.

Factores de riesgo

Investigadores han encontrado que existen algunos factores de riesgo que pueden causar que las células de la glándula prostática se conviertan en células cancerosas. Estos son algunos de los factores de riesgos que podrían provocar el cáncer de próstata:

  • Edad avanzada: la probabilidad de tener cáncer de próstata se incrementa con la edad, en especial si tienes más de 50 años.
  • Raza o grupo étnico: por algún motivo aún desconocido, los afroamericanos tienen mayores probabilidades de contraer cáncer de próstata.

Otros factores como los antecedentes familiares o la obesidad también son un factor de riesgo a considerar. En el caso de las personas obesas, es muy probable que el cáncer sea más agresivo o que vuelva a aparecer después del tratamiento inicial.

Diagnóstico del cáncer de próstata

Para la detección de cáncer de próstata se realizan distintos tipos de exámenes, entre los que se pueden incluir el tacto rectal y el análisis de antígeno prostático específico (PSA). El médico encargado, dependiendo de la situación, puede recomendar las siguientes pruebas adicionales:

  • Ecografía
  • Imágenes por resonancia magnética

Recolección de una muestra de tejido de la próstata.

Estadíos del cáncer de próstata

Cuando se diagnostica la afección, se realizan pruebas para determinar si dichas células cancerosas se diseminan en el interior de la próstata o en otras zonas del cuerpo.

En ese sentido, se utiliza el grupo de grado pronóstico y la concentración del PSA (sustancia producida naturalmente por la próstata) para estadificar los tipos de cáncer de próstata, dividiéndose de la siguiente forma:

  • Estadío I
  • Estadío II
  • Estadío III
  • Estadío IV

Por otro lado, es de considerar que el cáncer de próstata puede ser recidiva (es decir, que vuelve a aparecer) luego del tratamiento.

Tratamiento del cáncer de próstata

El tratamiento para el cáncer de próstata dependerá de diversos factores como la evolución rápida de la afección, qué tanto se haya diseminado y tu estado de salud en general. Algunos de los tratamientos más comunes para el cáncer de próstata son:

  • Cirugía para extirpar la próstata.
  • Radioterapia
  • Congelación o calentamiento del tejido prostático.
  • Terapia hormonal.
  • Quimioterapia
  • Inmunoterapia
  • Terapia con medicamentos dirigidos.

Por otro lado, no siempre se requiere un tratamiento, pero sí de una vigilancia activa sobre el estado de salud. Para ello, se hacen análisis de sangre periódicamente y monitoreos en general.

Prevención del cáncer de próstata

El cáncer de próstata es una enfermedad que no puede ser prevenida por completo. Siempre están los factores de riesgo antes mencionados como la edad, raza, antecedentes familiares y obesidad.

Aun así, si te preguntas cómo evitar el cáncer de próstata, puedes tomar medidas para reducir el riesgo y al mismo tiempo, llevar una vida más saludable.

A continuación, te mostramos algunos hábitos que pueden ayudarte a prevenir el cáncer de próstata:

  • Mantén una dieta saludable: esto puedes conseguirlo incluyendo muchas frutas y verduras en tus hábitos alimenticios. Entre los beneficios principales está el hecho de obtener ricas vitaminas y nutrientes que ayudan a mejorar tu salud. No hay un estudio que garantice que una dieta sana evite el cáncer de próstata, pero sí que ayuda a llevar una vida más saludable.
  • Opta por alimentos saludables en lugar de suplementos: no hay un estudio que demuestre un buen desempeño de los suplementos para evitar el riesgo de cáncer de próstata. En lugar de ello, lo mejor es optar por alimentos ricos en vitaminas y minerales.
  • Empieza a hacer ejercicio: el estado de salud en general suele mejorar mucho cuando se añade una pequeña rutina de ejercicio. Esto te ayudará a mantener un peso ideal y mejorará tu estado de ánimo.
  • Conversa con un médico profesional sobre el riesgo de contraer cáncer de próstata: si estás seguro de correr un riesgo alto para contraer la afección, lo mejor será acudir con un médico profesional para recurrir a tratamientos o medicamentos y así reducir el riesgo de padecer la enfermedad.

En Clínica San Pablo tenemos un Centro Especializado en Oncología para darte la atención médica que necesitas. Puedes reservar una cita con nuestros expertos a través del portal Mi Vida San Pablo desde la web o tu dispositivo móvil. ¡Te esperamos!